lunes, 20 de octubre de 2014

El cuarzo, cristal de evolución y conocimiento


  Cuando hablamos de cristales la primera imagen que nos viene es el cuarzo. Estamos ante un mineral arquetípico, un cristal que irradia una luz blanca transparente que cubre todos los colores del espectro, del negro a la luz blanca pasando por el amarillo, verde rosa azul y morado.



  El cuarzo es un cristal en el que podemos contemplar una evolución,  desde su base mas nebulosa hacia su punta cristalina irradiadora de luz. Sus seis caras progresan hacia su punta, en estas seis caras  podemos vislumbrar los seis chakras que avanzan hasta su punta en el que encontramos una semejanza con el chakra corona, la conexión del mundo físico con los mundos espirituales. El cuarzo nos enseña a manifestar la claridad y la pureza de la luz blanca en frecuencias mas bajas  y mas densas, nos enseña a traer la luz a nuestro mundo físico.

  Cuando introducimos el cuarzo en nuestra vida estamos alojando un maestro de la consciencia. En las personas menos lucidas actúa de manera subliminal principalmente a través del subconsciente. En personas mas conscientes de su paso y finalidad en la vida actúa como referente luminoso del camino a recorrer.

Pintura de Alex Grey
  Los cristales de cuarzo son formas perfectas de materia alineadas y armonizadas con la consciencia cósmica, canalizándola al plano terrenal. Los cristales de cuarzo reflejan luz blanca purificada, la misma que hemos de aspirar a plasmar diariamente en nuestros pensamientos, sensaciones, palabras y acciones. Y de la misma manera que el cuarzo los hombres evolucionamos hacia la luz y nuestro destino también es conectar con la consciencia cósmica para manifestarla en el plano físico.

  El cuarzo  camina junto a los seres humanos en su destino evolutivo. Cuando los cristales y los humanos unimos nuestras fuerzas podemos descubrir nuevos  mundos de consciencia  de los que emanan  alegría y esperanza.

  Podemos aprender del cuarzo  su capacidad para asimilar todos los colores, haciéndolos vibrar simultáneamente en los siete centros de los chakras principales, sin dejar de mantener por ello una perfecta armonía con la luz. Este es el mayor desafío para el ser humano en su aspecto físico.

  Cuando trabajamos con el cuarzo el aura vibra a una mayor frecuencia, disolviendo los colores mas sombríos, el cuarzo crea vibraciones de mayor intensidad y colores mas vibrantes que limpiaran el aura de elementos oscuros que podamos llevar adosados.

  Como conclusión solo queda añadir que el cuarzo es un cristal a experimentar, la teoría y las historias sobre el mismo son muy numerosas y atractivas, pero lo realmente interesante es la propia experiencia y el conocimiento directo que podamos llegar a alcanzar sobre el mismo.


www.esotericosfehu.com



No hay comentarios:

Publicar un comentario